Causas comunes de la caída del cabello

image-976182-girl-791686_1280.jpg
Foto: Pixabay.


Es probable que nunca te hayas planteado cuál es el país con mayor número de personas con alopecia del mundo, ¿verdad? Pues el portal de vacaciones Trip Advisor sí lo hizo en el 2011. El resultado de su sorprendente estudio colocó a España como el segundo país del mundo con más porcentaje, un 42,60% de los hombres, solo por detrás de la República Checa (42,79%).

Aunque es probable que este porcentaje se haya modificado con el paso de los años gracias a la aparición de los injertos capilares y otras técnicas, la caída del cabello puede deberse a factores diversos, pero existen algunas causas comunes a tener en cuenta. Estas son las principales.

Alimentación deficiente 


Una dieta desequilibrada empeorará nuestra salud capilar casi irremediablemente. El cabello necesita nutrientes, principalmente proteínas, vitaminas A, B y C, y otros minerales. A pesar de la capacidad del cuerpo humano de generar algunas sustancias por sí mismo, es necesario aportarle otras muchas de manera externa. Así que, si quieres tener un pelo sano y fuerte, empieza a vigilar tu dieta.

Por lo general, no es necesario seguir un estricto plan nutricional, sino comer de manera equilibrada evitando las comidas grasas, azúcares y alimentos procesados. De esta forma, nuestra salud general mejorará, nos sentiremos mejor y frenaremos la alopecia.

El estrés 


Cada cierto tiempo, corre por ahí una foto del entrenador Pep Guardiola con el antes y el después de su paso por el Barça. En las imágenes se aprecia una evidente pérdida de cabello en tan solo cuatro años. La presión laboral y el estrés no son buenos compañeros de viaje y, por desgracia, no es fácil lidiar con ellos.

Un buen consejo es establecer límites entre la vida laboral y familiar. Aunque a algunos les pueda costar, olvidarse del mail y del grupo de WhatsApp del trabajo cuando se está en casa, puede aliviar nuestro nivel de estrés. También es importante aprender a gestionar las emociones y relativizar los problemas del día a día.

Enfermedades capilares


Las dos últimas causas, una mala alimentación y el estrés se pueden combatir en mayor o en menor medida, pero las enfermedades capilares tienen soluciones más complejas. Una de las más habituales es la dermatitis seborreica: los folículos capilares se obstruyen por un exceso de producción de grasa, lo que favorece la aparición de caspa y la caída del cabello. En los niños también puede aparecer la tiña, una enfermedad contagiosa que es capaz de afectar a la piel, uñas y cabello de los pequeños.

En cualquiera de estos casos, hay que acudir al médico o a un especialista que pueda aplicarnos un tratamiento capilar cuanto antes. Si no, la enfermedad puede acabar empeorando.

Genética


Todo está en nuestro ADN, o casi. El problema es que si se está predispuesto genéticamente a padecer alopecia, poco se puede hacer. Sobre todo cuando a esto se le suma un cambio hormonal. En el caso de los hombres, la testosterona se convierte en dihidrotestosterona, una hormona menos potente que no estimula lo suficiente el cabello. En consecuencia, se vuelve fino y débil hasta que se acaba cayendo.

Caída del cabello en mujeres 

La preocupación por evitar la caída del cabello no es exclusiva de los hombres. Aunque se vea como un tabú, la alopecia femenina también existe y sus causas diferentes, por eso es importante conocerlas.

Abuso de los tintes


Aunque cada vez más chicos usan tintes, es más común que sean las mujeres las que tengan problemas en el cabello por su abuso. No todo el mundo tolera bien los componentes químicos que tienen estos tintes. Pueden causar irritación, urticaria y favorecer la caída del cabello. Es mejor evitar su uso constante, los colores muy llamativos y dejar descansar el cabello entre aplicaciones.

También es cierto que en la actualidad los tintes son cada vez menos nocivos. En caso de duda, es buena idea preguntar a nuestro peluquero o peluquera de confianza.

Peinados tirantes 


Aunque parezca increíble, algunos peinados perjudican la salud del pelo. Las trenzas y otros estilos similares tiran demasiado, lo que provoca la pérdida del cabello. A esto se le conoce como alopecia por tracción y es más común de lo que parece. Es cierto que la pérdida no suele ser importante, a no ser que se prolongue a lo largo del tiempo.
Por eso, es aconsejable no excederse con estos peinados e intentar llevarlos el menor tiempo posible.

Alopecia difusa 


De los tipos de alopecia femenina que hay, este es uno de los menos perjudiciales. La alopecia difusa es consecuencia de un proceso de regeneración del cabello acelerado. El pelo muerto cae de forma repentina y aparecen zonas de calvas que, poco a poco, desaparecerán con la aparición de nuevo pelo.
Aunque no es normal, es un proceso temporal y reversible. Tras la caída del cabello, aunque sea abundante, volverá a salir nuevo desde la raíz. La alopecia difusa tiene su origen en algunos males que afectan al organismo. Una vez solucionados, la caída cesa y los síntomas desaparecen.